Con sol espléndido y la expresión de alegría en el rostro de todos los alumnos de nuevo ingreso, se hicieron presente en las instalaciones del ENA, el pasado 01 de marzo, para dar inicio al ciclo 01/2017.

Acompañados de sus padres ingresaron a los dormitorios para la acomodación de sus pertenencias, los rostros de muchas madres destilaban alegría inmensa acompañada de nostalgia. María Carbajal es la madre de una alumna de nuevo ingreso, “No conozco cómo es el ENA, pero por las referencias me han dicho que hay una excelente educación y confío en que mi hija se gradúe en estos tres años”, expresó.

Por otro lado, Josseline Raquel Martínez Fuentes, es alumna de nuevo ingreso y con mucho entusiasmo guardaba sus maletas en el dormitorio que ahora será su hogar. Comentó haberse enamorado de esta carrera desde mucho antes, ya que había estudiado un bachillerato agropecuario y realizó sus prácticas profesionales en esta institución, desde ese momento su anhelo era estudiar agronomía. “Esperando salir bien con la ayuda de Dios en el primer ciclo, sé que acá hay buenos profesores y nos pueden orientar por el buen camino poniendo de mi parte para sacar excelentes notas, esta escuela es una de las mejores a nivel latinoamericano” afirmó.

Posteriormente, todos los alumnos se presentaron en el comedor del ENA, para la bienvenida de parte de la directiva estudiantil, se elevó una oración para dar comienzo al acto en la que pidieron a Dios sabiduría para comenzar con pie derecho el año lectivo, seguidamente el Director José Miguel Cámbara se dirigió a los alumnos.

“La escuela está viva, cada uno de ustedes son portavoces de vida, necesitamos gente positiva y dispuesta a triunfar, dejarse moldear por los catedráticos ya que ese es su rol, todos aquí esperamos que ustedes aprendan, nuestro mayor logro es que los 115 estudiantes que ahora han ingresado se gradúen como agrónomos”, expresó Cámbara.

Además, reafirmó el compromiso que la escuela tiene de dar acompañamiento en el proceso de enseñanza y los animó a no darse por vencidos si en un momento llegan a fallar, asimismo, los invitó a poner en práctica los valores que adquirieron en la educación que sus padres les proporcionaron desde su niñez.