La Unidad de Investigación de la Escuela Nacional de Agricultura “Roberto Quiñónez”, realizó la investigación sobre el efecto de un bioestimulante en el rendimiento y valor nutricional del frijol CENTA EAC, con el objetivo de conocer si el producto podría elevar el rendimiento del cultivo.

“Decidimos experimentar con el frijol, ya que es uno de los productos que más consumimos, además, es la fuente más importante de proteína y hierro en el país; es por eso que queríamos saber si con este producto podíamos elevar la producción en un área pequeña de siembra”, afirmó el Dr. Edgardo Reyes, Encargado de la Unidad de Investigación de la ENA.

El estudio se realizó en el periodo de septiembre a diciembre de 2019, en el cual se aplicó un bioestimulante, compuesto por nano sulfato (nano tecnología), que regula el crecimiento de las plantas y potencia su inmunidad; con esto se pretendía evaluar la respuesta en desarrollo y rendimiento en qq/mz del frijol al uso de diferentes insumos además, de estudiar el efecto del bioestimulante sobre el valor nutricional del frijol.

“Experimentamos con cinco tratamientos, combinando la semilla con el bioestimulante y otros productos que tradicionalmente utilizan los productores, a uno de esos tratamientos aplicamos el bioestimulante en un recipiente con agua y la semilla, dejamos reposar por 24 horas y posteriormente lo sembramos”, añadió Reyes.

Como resultado de esta investigación se obtuvo que el cultivo con la ayuda del bioestimulante produce 14 quintales más que con el químico tradicional. Otro de los resultados en este estudio, es que la semilla de frijol aumentó la proteína a un 9 %.

“El beneficio de este producto, para la población, es que en menos área de terreno el productor podrá producir más y eso facilita que puedan tener mayor rendimiento, de igual manera que en una misma área de terreno puedan sembrar otros cultivos y así tener mayores ingresos económicos”, puntualizó Reyes.